ACTUALIZADOJueves 22 de Octubre del 2020

Covid-19: ¿Cómo me despido para siempre de un ser querido si no puedo acercarme?

En un escenario donde día a día se pierden familiares, amigos, vecinos, compañeros de trabajo o conocidos por la pandemia del Covid-19, la salud mental juega un papel fundamental para mantener el equilibrio en nuestras vidas.

Nadie puede ser indiferente ante los hechos y noticias que vivimos en la actualidad, pero para avanzar se debe buscar nuevas formas para convivir con el dolor y la consternación.

Covid-19: ¿Cómo me despido para siempre de un ser querido si no puedo acercarme?

Vanessa Herrera, médico psiquiatra de la Dirección de Salud Mental del Ministerio de Salud habló en exclusiva con Esquinas Seguras y precisó que es comprensible  sentirse afectado por las pérdidas de familiares o amigos, sin embargo, resaltó la importancia de procesar esta tristeza lo más pronto posible, pues de no hacerlo podría generar malestares emocionales como problemas de sueño, ansiedad y otros padecimientos.  “Hay que afrontar la situación para reinsertarse a la vida y continuar con ésta, tanto en el aspecto personal, como en el laboral”, señaló. 

 

Recomendaciones para afrontar una situación sin reversa: 

  1. Enfocarse en los recuerdos alegres y positivos de la persona que ha partido y no pensar en cómo fueron sus últimos días, pues esto solo los llenará de tristeza y melancolía.
  2. Los seis meses siguientes a la pérdida de un ser querido siempre suelen ser los más dolorosos y en este contexto de la pandemia aún más porque no podemos despedirnos. Por ello para mitigar este dolor, es recomendable acoplar nuestros rituales de despedida a la nueva normalidad, realizando misas online o colocar un altar en alguna parte de la casa focalizando y amplificando el lado positivo del ser valioso que se fue.
  3.  Casi siempre, mientras llegas a la fase de aceptación de la partida de un ser querido, pasas por momentos de intenso dolor y pesar; lo cual hace que te desconcentres en tus actividades diarias, incluyendo el trabajo. Por ello es importante detectarlo y poder negociar con tu empleador para que puedas tener acceso a esa etapa de duelo que tu mente necesita.  En esta etapa  debes recibir el apoyo de amigos y familiares, los cuales te terminarán dando el soporte necesario para seguir y reengancharte a la vida. De no lograrlo, lo recomendable es acudir a un especialista en salud mental que te ayude a sobrellevar la pena.
  4.  La falta de empatía o responsabilidad social para cuidarnos es justamente la razón por la cual vivimos en un excesivo estrés, lo que conlleva a dolores en el cuerpo, como el dolor de cabeza, manos, pies, sensación de nudo en la garganta entre otros. Para luchar contra esto,  hay que compensar este estrés negativo con el positivo, es decir priorizando aspectos fundamentales del auto cuidado.

¿Cómo lo hago?

  1. Destinar un tiempo para hacer actividad física. Por ejemplo, 30 minutos al día para caminar, dar una vuelta al parque o si no se quiere salir por el miedo natural que existe se recomienda bailar en casa con hijos, familiares o solos.
  2. No callar las cosas que contribuyen a estresarnos. Hablar con nuestras familias de nuestras emociones, eso es liberador y desestresante.
  3. Practicar técnicas de relajación básica o respiración abdominal.
  4. Volver a tener tiempo con uno mismo. Destinar por lo menos 15 minutos para agradecer a diario, conectarse, volver a rezar, continuar con las creencias que tiene cada familia. Esto nos traerá más calma y tranquilidad en medio de esta situación.
  5. Hay que apoyarnos mutuamente en la familia. Compartir nuestras preocupaciones.

La recomendación general es cuidarnos. En el ámbito laboral, en la medida de lo posible debe hacerse trabajo remoto y no escatimar esfuerzos en cuidar la salud mental y ocupacional de los trabajadores, de lo contrario su rendimiento no será el mismo. 

 

Share

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *